¿Por qué no hay que darle huesos a los perros?

La alimentación con huesos con carne para perros puede ser peligrosa y es uno de los mitos más comunes en la crianza de estas mascotas. Veamos alternativas seguras para su reemplazo.

Mascotas 26 de abril de 2023 Charly Cerebrito Charly Cerebrito
Alimentar a tu perro con huesos puede ser peligroso para su vida.
Alimentar a tu perro con huesos puede ser peligroso para su vida.

Cuando se trata de la alimentación de los perros hay algunos mitos y creencias comunes que pueden poner en riesgo su salud. 

Uno de estos mitos es que los perros pueden comer huesos. En realidad, dar huesos a los perros puede ser peligroso y dañino para su salud. En este artículo, explicaremos por qué no hay que hacerlo.

Riesgo de asfixia por consumir huesos

Uno de los mayores riesgos de dar huesos a los perros es el riesgo de asfixia. Los huesos pueden astillarse o fragmentarse.

Esto provoca que un perro se atragante o tenga dificultades para respirar. En algunos casos, esto puede ser fatal. A menudo, los dueños de perros piensan que es seguro dar huesos grandes y duros. Sin embargo, estos huesos suelen astillarse con facilidad en las mandíbulas de un canino, lo que los convierte en una amenaza para su salud.

Algunos huesos pueden producir daños dentales

Otro problema común asociado con la alimentación de huesos a los perros es el daño dental. Algunos huesos son muy duros y pueden dañar los dientes de un perro al morderlos.

Otra cuestión importante es que los huesos pueden quedar atrapados entre los dientes o en las encías, provocando dolor o inflamación.

Los dueños de perros piensan que los huesos son una buena manera de mantener los dientes de su perro limpios y sanos. Sin embargo, hay muchas otras opciones más seguras y efectivas para el cuidado dental de los perros, como cepillar los dientes regularmente y proporcionarles juguetes específicos para tal fin.

Las razas má sanas y longevasCuál es el perro que vive más años y con menos problemas de salud

Comer huesos acarrea problemas digestivos

Los huesos pueden ser difíciles de digerir para los perros y pueden causar problemas digestivos en el animal. Si un perro come un hueso demasiado grande, puede bloquear el tracto intestinal.

Esto es potencialmente mortal. Además, los huesos pueden causar estreñimiento o diarrea en los perros provocando malestar y dolor abdominal. En algunos casos, los perros pueden necesitar atención veterinaria para tratar estos problemas.

Intoxicación o contaminación por bacterias en los huesos

Los huesos crudos pueden estar contaminados con bacterias como Salmonella o E. coli, que generarán en el animal enfermedades y también en las personas que los manipulen.

Manipular huesos a comidos por la mitad por un perro pueden ponerte en contacto con tantas bacterias y enfermedades relacionadas a la putrefacción de la carne que lo pensarás más de una vez antes de volver a darle un hueso a tu perro para que coma y se "entretenga".

Alternativas seguras a los huesos para la alimentación de los perros

Afortunadamente, hay muchas alternativas seguras y saludables para la alimentación de los perros que no involucran huesos.

En lugar de dar huesos a los perros, los dueños pueden proporcionarles alimentos específicos para su alimentación, como balanceados que están especialmente formulados para proporcionarles los nutrientes que necesitan para mantenerse sanos, seguros, fuertes y libres de la contaminación antes mencionada.

Si quieres que tu perro pase tiempo mordisqueando algo que lo entretenga y le limpie los dientes puedes adquirir los falsos huesos hechos para tal fin que se consiguen en todas las veterinarias o comercios de alimentos para perros.

Otra alternativa segura son los snacks de masa dura, con los que no hay que excederse para evitar la obesidad canina pero que son muy útiles y a tu mascota le encantarán.

En definitiva tu padre o tu abuelo te dirán que ellos alimentaros a sus perros toda la vida con huesos con carne y que nunca pasó nada. Lo cierto es que con el crecimiento del mercado de perros de razas, han surgido algunas que son de sistemas digestivos o dentaduras muy delicadas y hay que tener mucho cuidado con ello. Y estos problemas se han trasladado incluso a los mestizos generados por las cruzas de estas razas.

Así que piénsalo bien antes de darle a tu perro huesos con carne como alimento y si lo vas a hacer, siempre es preferible el hueso crudo al hueso cocido, ya que este último se astilla con mayor facilidad. 

Lo más visto

Nerdeando por email. Recibí el Nerdsletter directo a tu inbox! 👾